3 películas de personas atrapadas que se la están pasando peor que tú

vivarium-bed.jpg
vivarium-bed.jpg

Por: Penélope Mujica

La fascinación humana por “compartir” (desde la comodidad de un sofá) el dolor, asombro o terror de otras personas es algo que nos define como especie. Ya sea en un libro o en una película disfrutamos de situaciones enfermizas; cada grito, cada respiración ascelerada, cada lagrima accionan nuestras respuestas psicológicas, y mientras más apretamos la mandíbula antes del golpe, más se acumula la espectativa de lo fulminante. Los ojos se abren, las pupilas se agrandan y la respiración se acelera a medida que nuestra cara de incredulidad o terror se asienta.

Eventualmente el sufrimiento acaba, para los personajes de la peli y para sus espectadores, la mandíbula y las manos se relajan, tomamos agua y sentimos un tipo de closure, alguien tuvo su merecido (en el 97% de las películas) y ya podemos descanzar. Para mi esto es como una rutina de ejercicios pero para la mente, una forma de experimentar emociones extremas que llenen el vacío de estabilidad y porvenir que nos ha traido este año.

Ahora que estamos todos en un encierro moralmente obligatorio, les recomiendo estas 3 películas sobre personas que están atrapadas en lugares o situaciones malsanas, por decir lo mínimo.

EL HOYO

En un futuro distópico, las personas que desean algo pueden conseguirlo entrando en el hoyo. Con un número desconocido de niveles, cohabitan dos personas por nivel. Una plataforma con comida para todos ellos, va pasando desde los primeros niveles, donde va llena a rebosar, hasta los últimos niveles donde ya no queda comida alguna. ¿Eres de los que piensan demasiado cuando están arriba? ¿O de los que no tienen valor cuando están abajo? Si lo descubres demasiado tarde, no saldrás vivo del hoyo.

VIVARIUM

Gemma y Tom son una joven pareja que se ha planteado la compra de su primera casa. Para ello visitan una inmobiliaria donde los recibe un extraño agente de ventas, que les acompaña a Yonder, una nueva, misteriosa y peculiar urbanización donde todas las casas son idénticas, para mostrarles una vivienda unifamiliar para ellos. Volviendo de la visita, quedan atrapados en una laberíntica e interminable pesadilla surrealista.

HOGAR

Javier Muñoz era un ejecutivo publicitario de éxito pero, tras un año en el paro, él y su familia se ven obligados a dejar el piso que ya no se pueden permitir. Un día, Javier descubre que aún conserva un juego de llaves de su antigua casa, y empieza a espiar a la joven pareja que ahora vive allí. Poco a poco, Javier empezará a infiltrarse en la vida de los nuevos propietarios, decidido a intentar recuperar la vida que ha perdido… a costa de quien sea.